Cui bono

Cui bono (1827) por Thomas Carlyle

¿Qué es la esperanza? Un sonriente arco iris
que siguen los niños a través de la humedad.
No es aquí—más allá, más allá;
nunca aún un pilluelo lo ha encontrado.

¿Qué es la vida? Un iceberg que se derrite
en un mar de soleada orilla.
Alegre navegamos; debajo nuestro se derrite;
quedamos hundidos y no se nos ve más.

¿Qué es el hombre? Un bebé zonzo;
en vano se esfuerza y pelea y se agita;
exigiéndolo todo, mereciéndolo nada
¡una pequeña tumba es lo que gana!

Un modesto legado

A Modest Wit (S XIX) por Selleck Osborn

Un nabab altanero del Este—
arrogante, siendo grandioso—petulante, siendo rico—
gobernador o general, por lo menos,
he olvidado cuál—
tenía en su familia un muchacho humilde,
que pasó por Inglaterra en la suite de su mecenas;
un niño sin pretensiones, en verdad
un joven decente y de buena reputación.
Este muchacho tenía juicio y espíritu,
pero aún con todo su discernimiento
timidez excesiva
oscurecía su mérito.
Un día, en la mesa, exaltado con vino y orgullo,
su señor, ufanamente libre, severamente alegre,
concibió que sería en sumo selecto
gastar una broma a su secretario.
“Jovencito,” dijo, “¿por qué arte, oficio o comercio
se ganó su buen padre el sustento?”
“Era talabartero, señor,” dijo Modesto,
“y en su época fue muy reconocido.”
“Un talabartero, ¿eh? ¡y te enseñó griego
en lugar de enseñarte a coser!
Dime, ¿por qué no hizo tu padre
un talabartero, señor, de ti?”
Luego, cada parásito, como por el deber comandado,
aplaudió la broma y la risa rondó por la mesa.
Finalmente Modesto, con una aguda reverencia,
dijo (implorando disculpas, si llegara a ser permisivo)
“Señor, con su licencia, gustaría de conocer
¡la profesión de su padre!”
“¡La profesión de mi padre! ¡por Dios, eso es muy malo!
¿la profesión de mi padre? ¿por qué, tonto, estás loco?
Mi padre, señor, nunca cayó tan bajo—
él era un caballero, habrás de saber.”
“Disculpe la libertad que me tomo,”
dijo Modesto, con un arqueo en su ceño,
“dígame, ¿por qué no hizo su padre
un caballero de usted?”

Tres cuervos negros

The Three Black Crows (S. XVIII) por John Byrom

Dos honestos comerciantes reunidos en la Playa;
enérgicamente uno tomó al otro por el brazo,
“oye tú,” dijo él, “¡es una extraña historia esta
acerca de los cuervos!” “No sé qué hacer de ella,”
respondió su amigo. “¡No! Me sorprende digas eso,
de donde vengo todos hablan de ello;
pero habrás de oír—¡un asunto bizarro, de hecho!
y de que tuvo lugar, todos están de acuerdo.
Para no retenerte de tan extraño evento:
un caballero, que vive no lejos de la Casa de Cambio,
en breve, esta semana, como todo el callejón sabe,
vomitando devolvió tres cuervos negros.”
“¡Imposible!” “Sí, pero es totalmente cierto;
lo obtuve de buenas manos y lo mismo puedes tú.”
“¿De quién, le ruego?” Así, habiendo nombrado al hombre
directo a investigar corrió su extrañado compañero.
“Señor, ¿contó usted”—y relató el asunto.
“Sí, señor, lo hice; y si le llama la atención
pregunte al Sr. Fulanito que me lo relató a mí.
Pero, al respecto, eran dos cuervos negros—no tres.”
Resuelto a rastrear tan maravilloso evento,
chasqueando, al tercero, se encaminó el virtuoso;
“Señor,”—y así en adelante. “Pues sí; el tema es un hecho,
sin embargo, en cuanto al número, inexacto:
no eran dos los cuervos negros—era uno;
en la veracidad de ello usted puede confiar;
el caballero mismo me contó el caso.”
“¿Dónde puedo hallarlo?” “Bueno, en tal lugar.”
Marcha él y habiéndolo encontrado,
“Señor, sea bueno y resuelva una duda que tengo.”
Luego le refirió a su último informante
y suplicó saber si era verdad lo que había oído.
“¿Vomitó usted, señor, un cuervo negro?”
“Yo no.” “¡Bendición! ¡Cómo propaga mentiras la gente!
Cuervos negros fueron devueltos, tres, dos y uno;
y aquí encuentro que todo resulta, al final, en cero.
¿No dijo nada en absoluto de un cuervo?”
“Cuervo… cuervo… quizás pude, ahora recuerdo
el asunto de nuevo.” “Le ruego, señor, ¿qué era?”
“Bueno, yo estaba horriblemente enfermo
y, al final, efectivamente vomité, y así lo relaté a mi vecino,
algo que era—tan negro, señor, como un cuervo.”

A propósito de El Aleph Engordado

Leyendo sólo los primeros párrafos del texto, si bien entiendo el espíritu del trabajo me parece difícil de defender en términos de derecho de copia. Uno de los aspectos más peliagudos es que mantiene textualmente y en forma completa el original. El autor mismo en su postdata dice que su intención es “no quitar ni alterar nada del texto original, ni palabras, ni comas, ni puntos, ni el orden.” Este es uno de los puntos más grandes en su contra: cualquier remix, hasta donde sé, incluye tomar partes de obra, pero no la obra completa. Otro tema es la ambigüedad intencional en el estilo. En la misma postdata aclara que es su intención: “no intenté ocultarme en el estilo de Borges tampoco escribí con la idea de hacerme demasiado visible.” En la tradición del fair use norteamericano transformar significativamente la obra es un requisito para que la apropiación se considere uso razonable. Acá es muy sutil esa transformación elemento que se acentúa al tomar la obra original completa.

La defensa de Katchadjian se fundamenta en cuestiones literarias: su trabajo es claramente artístico y por lo tanto debería ser aceptado. Si bien comparto que es un trabajo literario, no estoy de acuerdo de que el arte pueda estar por encima de la ley. El estado de derecho se impone sobre las personas. Las leyes existen, justamente, para aportar claridad sobre lo que está permitido o prohibido para evitar las posturas discrecionales. Complementariamente existe un sistema legislativo y judicial para aclarar y actualizar las leyes en función de los cambios en la sociedad y sus posturas. Pretender que acciones individuales pueden estar eximidas de la ley porque un sector de la sociedad las considera válidas es ir contra el estado de derecho.

En la contraparte de la causa se presenta un persistente y dañino problema alrededor de los derechos de copia: los herederos. En la abrumadora mayoría de los conflictos legales sobre los que leí fueron los herederos los litigantes. Rara vez los autores litigan por esta causa. La evidencia en contra de la extensión de los derechos de copia y su impacto negativo sobre la cultura están bastante fundamentados. Cuanto más largo es el período de protección, más lenta es la innovación cultural y más se ve afectada. Los 95 años que protegen nuestra ley, que básicamente alcanzan cuatro generaciones, son por demás extensos. Si a eso le sumamos la necesidad de más flexibilidad que requiere el entorno “mixer” de la cultura contemporánea, parece evidente que nuestra ley necesita una modificación. Lamentablemente en nuestro imperfecto sistema político y nuestra poco comprometida sociedad, las leyes se modifican tarde y mal y la solución habitual es, en consecuencia, simplemente saltarse la ley. Algo que técnicamente hizo Katchadjian, pero que no es en absoluto inhabitual.

Otro factor a considerar en el campo litigante es la mirada anacrónica sobre la literatura. Esto también es una aplicación singular de una situación general: los grandes contrastes generacionales. En una cultura relativamente rígida y conservadora, donde la adaptación se produce lentamente con pequeños cambios, los cambios se producen inter-generacionalmente. Cada generación en sí misma cambia poco a lo largo de su desarrollo por lo que los cambios se producen entre generaciones. Esto provoca fuertes conflictividades de la que este juicio es un ejemplo. Según su abogado, lo que molestó a Kodama no fue la edición sin autorización, sino la transformación y “adulteración” que sufrió la obra de Borges. Es decir, no demanda por un fundamento económico sino cultural. La visión de Kodama sobre lo literario y sus características es anacrónica y choca con la mirada de una generación más joven. Quizás no casualmente, la Ley 11.723 del Régimen de la propiedad intelectual es apenas cuatro años mayor que ella.

En resumen, el relativo conservadurismo de nuestra cultura genera rigideces que se dirimen conflictivamente, muchas veces inter-generacionalmente. Una combinación de informalidad y falta de compromiso contrapuestas a dogmatismos y rigidez, atentan contra la actualización de las leyes, lo que genera incentivos para ignorarlas. Eso da espacio a los conflictos: generaciones jóvenes que justifican su accionar, contemporáneamente válido, y generaciones viejas que justifican sus derechos, legalmente válidos, con los espectadores repartidos entre estos bandos en función de su edad e intereses. En lugar de generar una evolución adaptativa de la cultura y sus leyes, este sistema más dogmático y conservador evoluciona en saltos espaciados con mucha tensión antes, durante y después de cada corrección.

Hermoso dolor

Beautiful Pain, The Marshall Mathers LP 2 Deluxe, 2013

[Intro]
Siento el calor subiendo
todo está ardiendo
hoy es un doloroso recordatorio (de por qué)
sólo podemos ser más brillantes
cuanto más lejos lo pones tras tuyo,
pero ahora mismo estoy adentro
mirando afuera, porque—

[Coro x2– Sia]
Estoy parada en las llamas
un hermoso tipo de dolor
prendiendo fuego al ayer
hallá la luz, hallá la luz, hallá la luz

[Eminem]
Ayer fue la advertencia de tornado
hoy es como la mañana siguiente
tu mundo partido al medio
despertas al alba para comenzar el duelo
y la reconstrucción, sos un trabajo en proceso
hoy es un capítulo nuevo entero
como un asma enorme [trueno]
la tormenta ya pasó
la bancaste y le arrancaste el ojo con el arbusto espinoso
en el que solías oler las rosas
paraste a inhalar, no podes notar tu nariz tapada
así que mirás el lado positivo y apretás el acelerador a fondo
y doblás en la esquina rápido, afirmado
nunca mirás atrás, capaz pisás el borde
pero cada día es una nueva curva de aprendizaje
mientras manejas por la vida, a veces puede que no quieras girar
pero tenes que, para evitar un desastre
suerte, no hay daños permanentes—
te maltrataron tanto es como si te hubieran matado
tirado tierra sobre tu féretro
pero volviste de las cenizas
y ese dolor que tenés
lo convertiste en nafta
y mientras, estás quemando el pasado
parado en el infierno, cantando

[Coro – Sia]

[Eminem]
Tan acostumbrado estás a tragar las pastillas
pasa todo el tiempo, agarran tu corazón y se afanan tu vida
y es como sentir que moriste
porque te mataron por dentro
pero igual todavía estás vivo
significa que vas a resistir
aunque hoy puedas llorar porque estás débil
y todo parezca sombrío y desesperanzado, la luz que buscás
empieza a filtrarse
esa es la única cosa que te mantiene
de saltar
del conchudo
extremo profundo
y empujo para que pases por este momento
un poco de tiempo debe ser la cura, y para mañana
podés sentirte tan bien incluso que estés dispuesto a perdonarlos
aún después de toda la mierda por la que te hicieron pasar
este sentimiento de resistencia se está cimentando
y las llamas arden rápido como fuego a través de este edificio
pero estás sellado adentro, sos incombustible, retardante de llama, la bancaste
y mientras subís al techo estás relajado
mirando abajo porque ya los pasaste
podrías clavar el talón de tu pie por el techo

[Puente – Eminem]
Mientras pasa el tiempo
cosas cambian todos los días
pero las heridas—
las heridas sanan pero las cicatrices siguen siendo las mismas
pero mañana, hoy va a caer entre llamas
tirá el fósforo, incendiá tu pasado

[Eminem]
Sentí el fuego bajo tus pies mientras apenas transpiras del calor
exhalá profundo e inhalá un suspiro de alivio
mientras le decís chau a la pena
es como ver derretirse las paredes de tu cárcel
extinguiste este infierno vivo
igual, un pedacito de vos muere mientras gritas

[Coro – Sia]

[Puente – Sia]
Siento la quemadura
miro el humo mientras giro
elevándose
un ave fénix de llamas
aprendí
de pelear las peleas que no eran mías
no con puños, pero con alas voy a volar

[Coro – Sia]

Supervivencia

Survival, The Marshall Mathers LP 2, 2013

[Coro]
Esto—es—la supervivencia del más apto
Esto—es—hacer o morir
Esto—es—el ganador se lleva todo
así que agárralo todo (o-oh-o-o-ohh)

[Eminem]
No estaba listo para ser millonario, estaba mal preparado
sí estaba preparado para estar enfermo, ahí estaba el talento
al comienzo no era sobre los fines, era sobre reventar raps y defender una causa
mierda: una sigla
cortar el maldito acto como si estuvieras contento, estoy de vuelta en el ruedo
con otro himno, ¿por qué frenar cuando no tiene por qué acabar?
no termina hasta que diga que terminó
suficiente cuando diga suficiente
tirame a los lobos y cerrá bien la puerta, sólo me da miedo lo que pueda pasarles
la idea de que me tiren a un pozo de cocodrilos, la escupo
levanten las manos como el sol al mediodía
nah, hermano, mantengan las perras rectas
agítenlas hasta que se disloquen las muñecas
llegué áspero, vine a agitar plumas, nah, egos
no estoy tan desinflado, última chance para que todo el estadio explote

[Coro]

[Eminem]
Puedo ver la recta final con cada línea que escribo
estoy tan cerca de mis metas que casi puedo
saltar en garrocha sobre el travesaño del arco
y si no tengo suficiente en el tanque
tal vez pueda chupar lo que falte
para llenar esta última lata, loco
¿voy a sobrevivir en este clima o qué?
dijeron que estaba lavado y me dieron un baño de sangre
no soy rapero, soy un adaptador: me puedo ajustar
puedo caminar hasta un micrófono y explotar
la tablas están puestas si querés batallar
Top 5 en esta hija de puta, y si no paso el corte
¿qué? cómo si me importara un carajo
voy a encender esta perra como si dirigiera un camión
al flanco de un surtidor, cero a 90, saltá y disparale
como G-Unit sin guión [disparale = gun it], los promociono
y si alguna vez llegara un momento en que mi vida estuviera bloqueada
y pareciera que simplemente me doy por vencido, ¿eh?
a lo mejor me pensás haciendo una reverencia de despedida
no estoy saludando, me estoy apuñalando en el estómago con un maldito cuchillo
mientras limpio mi culo
porque acabo de cagar el micrófono
me gusta cortarme, me excita la vista de mi sangre
estás en una batalla con un demente
voy a pelear hasta morir o ganar
morder el polvo aumentará mi ira, bancá
permítanme recordarles lo que me trajo hasta acá
imaginame abandonando, dibujá ahora un círculo alrededor y cruzale una línea, puta
¿es la supervivencia de qué?

[Coro]

[Eminem]
Así que juntá tus ideas, apila municiones
pero no vengas a menos que quieras pelear
ahora estoy loco, de vuelta en el ruedo
esto es todo: es lo que comes, dormís, meas y cagás
vivís, respiras: tu existencia consiste sólo en esto
me niego a huir, la mecha está encendida, no podés apagarla
si no hago esta garcha de música pierdo mi mierda
no tengo un carajo que perder, es el momento de la verdad
es todo lo que sé hacer, tan pronto como me tiran en la cabina [booth], escupo
pero mi respeto está vencido, te estoy mostrando el flujo que nadie tiene
no tengo ningún diploma de escuela, la abandoné
no tengo otra cosa donde caer, no sé más oficios
así que mejor cambia tus malditos micrófonos por herramientas
porque nunca vas a sacarme mi orgullo
tendrás que forzarlo de mí, así que saca tus alicates y destornilladores
pero quiero que dudes de mí, no quiero que creas
porque es algo que necesito usar para triunfar
y si no te gusto, entonces jodete
la autoestima debe estar atravesando el puto techo porque, creeme
mi piel es muy gruesa, a prueba de balas tocarme
puedo ver por qué mierda te doy asco
debo ser alérgico al fracaso porque cada vez que me acerco a él estornudo
pero sólo digo achís, después sigo

[Coro]